El amor de Dios por el hombre

Valora este artículo
(9 votos)

Para poder explicar quién es Dios es necesario referirse a la Biblia

, a ese conjunto de libros del Antiguo y del Nuevo Testamento –escritos en el transcurso de más de mil años- que contienen la única Palabra de Dios y la explicación de su plan de salvación.

Por supuesto que la Escritura no trata el problema de la existencia de Dios, sino que más bien narra cuál es el rostro del verdadero Dios. No es un Dios vengativo, fácil de enojar, exigente, que solicita del hombre lo que éste no puede darle; y tampoco es un Dios lejano, que se desinteresa del mundo. El Dios de la Biblia es rico en amor y en misericordia, va en busca del hombre que Él ha creado y que quiere hacer feliz.

La vida, la muerte, la amistad, el dolor, el amor, la familia, el trabajo, las situaciones personales más variadas, la soledad, los movimientos secretos del corazón, los grandes fenómenos sociales y de la época; toda esta vida humana nos es presentada por la Palabra de Dios escrita en la Biblia bajo una luz nueva y verdadera. (…)

Los Evangelios, antes de ser escritos, se han transmitido oralmente. El término «evangelio», en la versión griega, significa literalmente «el anuncio gozoso» que un mensajero lleva, «la buena noticia», y esta buena noticia, llevada y predicada por Jesús, es Jesús mismo, se identifica con la persona de Cristo como el cumplimiento de las promesas mesiánicas y la intervención definitiva de Dios en la historia.
 

Por Carlo M. Martini - Extraído del libro «Reencontrarse a sí mismo – Hay un tiempo en el año para detenerse y buscar…»
www.iglesia.org
Visto 4884 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.