Humanizar la educación

Valora este artículo
(1 Voto)

Fue el mensaje del Papa en la Asamblea Plenaria de la Congregación para la Educación Católica. 

 

09-02-2017

(RV).- Humanizar la educación para afrontar un individualismo intrusivo, impulsar la cultura del diálogo y sembrar esperanza con el aporte de la educación católica. Es la exhortación del Papa Francisco a los casi ochenta participantes en la Asamblea Plenaria de la Congregación para la Educación Católica, a quienes recibió en audiencia, el segundo jueves de febrero, al final de los trabajos durante los cuales abordaron diversos argumentos a fin de hacer un balance de la marcha de este Dicasterio que comprende los Institutos de Estudio y para trazar las orientaciones de los compromisos futuros.

Tras saludar a los presentes, reunidos en la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano, comenzando por el Cardenal Prefecto, Giuseppe Versaldi , los miembros de reciente nombramiento y los componentes de la Fundación Gravissimum educationis, constituida para relanzar los contenidos de la Declaración conciliar del mismo nombre, el Santo Padre se refirió a los sectores del vasto campo educativo  que son de competencia de esta Congregación. Y destacó que se han empeñado en reflexionar sobre aspectos importantes, como la formación inicial y permanente de los profesores y dirigentes, teniendo en cuenta la necesidad de una educación inclusiva e informal; o como la contribución insustituible de las Congregaciones religiosas y el soporte proveniente de las Iglesias particulares y de las Organizaciones de este sector.

De modo que el Pontífice  puso de manifiesto que buena parte de su trabajo estuvo dedicado a las instituciones universitarias eclesiásticas y católicas para la actualización de la Constitución Apostólica Sapientia christiana; así como para la promoción de los estudios de Derecho Canónico con relación a la reforma de los procesos de nulidad del matrimonio; y para sostener la pastoral universitaria.

Después de recordar que en su Exhortación Apostólica Evangelii gaudium, ha escrito que “las Universidades son un ámbito privilegiado para pensar y desarrollar” el “empeño evangelizador”; y que  las escuelas católicas “constituyen un aporte muy valioso a la evangelización de la cultura”, incluso en los países y ciudades donde una situación adversa estimule a usar la creatividad para encontrar los caminos adecuados, el Santo Padre compartió con todos ellos algunas expectativas.

Humanizar la educación

Ante todo, “frente a un individualismo entrometido, que vuelve humanamente pobres y culturalmente estériles”, el Papa Bergoglio afirmó que es necesario “humanizar la educación”. Sí, porque la escuela y la universidad – dijo – sólo tienen sentido pleno con relación a la formación de la persona:

“A este proceso de crecimiento humano todos los educadores están llamados a colaborar con su profesionalidad y con la riqueza de humanidad de la que son portadores, para ayudar a los jóvenes a ser constructores de un mundo más solidario y pacífico. Aún más, las instituciones educativas católicas tienen la misión de ofrecer horizontes abiertos a la trascendencia”.

La cultura del diálogo

Otra expectativa a la que se refirió el Obispo de Roma es la referente al deseo de que aumente la cultura del diálogo. En efecto, Francisco  destacó que nuestro mundo se ha convertido en una aldea global con múltiples procesos de interacción, donde cada persona pertenece a la humanidad y comparte la esperanza de un futuro mejor con la entera familia de los pueblos. Al mismo tiempo el Papa dijo que “lamentablemente, hay tantas formas de violencia, pobreza, explotación, discriminación, marginación y propuestas restrictivas a las libertades fundamentales que crean una cultura del descarte”. A lo que añadió:

“En este contexto los institutos educativos católicos están llamados en primera línea a poner en práctica la gramática del diálogo que forma en el encuentro y la valorización de las diversidades culturales y religiosas. En efecto, el diálogo educa cuando la persona se relaciona con respeto, estima, sinceridad de escucha y se expresa con autenticidad, sin ofuscar o mitigar su propia identidad alimentada por la inspiración evangélica. Nos anima la convicción de que las nuevas generaciones, educadas cristianamente en el diálogo, saldrán de las aulas escolares y universitarias motivadas a construir puentes y, por tanto, a encontrar respuestas nuevas a los muchos desafíos de nuestro tiempo”.

Sembrar esperanza

El Santo Padre les dijo que la última expectativa que deseaba compartir con estos miembros de la Congregación para la Educación Católica es la contribución de la educación para sembrar esperanza. Teniendo en cuenta que el hombre no puede vivir sin esperanza y que la educación genera esperanza, el Papa afirmó:

“Estoy convencido de que los jóvenes de hoy tienen sobre todo necesidad de esta vida que construye el futuro. Por tanto, el educador verdadero es como un padre y una madre que transmite una vida capaz de futuro. Para tener este temple es necesario ponerse en escucha de los jóvenes – el trabajo del oído, ponerse en escucha de los jóvenes – y lo haremos de modo especial con el próximo Sínodo de los Obispos dedicado a ellos”.

Por último, Francisco les recordó que las escuelas y las universidades contribuyen grandemente a la misión de la Iglesia cuando están al servicio del crecimiento en humanidad, en el diálogo y en la esperanza. Y se despidió agradeciéndoles su trabajo e invocando sobre ellos al Espíritu Santo, por intercesión de María Sedes Sapientiae, a fin de que su ministerio en favor de la educación sea eficaz, pidiéndoles, antes de impartirles su bendición apostólica, que por favor no se olviden de rezar por él.

 

Por María Fernanda Bernasconi - RV. From Vatican Radio. Gentileza de News.va/es

 

Visto 288 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.