¿Por qué se habla tanto del hábito del orden?

Valora este artículo
(6 votos)

ALGUNAS RECOMENDACIONES

El hábito del orden se encuentra en la base de todos los demás. Debemos empezar a vivirlo desde el día en que se nace.

Empezamos desde muy pequeños viviendo un orden con los horarios, con las comidas, en el sueño, en el juego, en la ropa,….

Si un niño empieza a ser ordenado, primero con sus juguetes y luego con sus cosas, de mayor será una persona organizada en su trabajo y en su tiempo, con las ideas claras, capacidad de planificar, de saber que tiene que hacer en cada momento.

Además, el orden nos proporciona tranquilidad, confianza y seguridad, nos evita disgustos y contratiempos y nos ayuda a ser más felices con menos esfuerzo.

Son muy eficaces para los más pequeños las cadenas de sucesos (acciones repetitivas, constantes y sistemáticas con un orden prefijado), por ejemplo al regresar del colegio han de: saludar, colgar el abrigo, lavarse las manos, merendar,… Una vez que aprendan cada secuencia, tan solo tendremos que indicarle el primer acto para que sepa lo que va a continuación.

Sin duda, el método más eficaz, para enseñarle a ordenar es el juego. Habrá que enseñarle a jugar al orden. Esta actividad tiene su parte lúdica y creativa. Hoy ordenamos los muñecos por tamaños, mañana por colores,… Nuestro ejemplo tendrá una importancia vital en el resultado final.

No debemos olvidar que para enseñarle a ser ordenado, el niño debe tener claro donde se coloca cada cosa. Necesita saber primero, que los libros van en la balda, los coches en el cajón, los muñecos sobre la cama, los puzzles en la cómoda, etc. Si todo va al mismo sitio (baúl,..), no hay orden que valga. Y además debe saber que hasta que no han terminado de jugar con un juego no deben de sacar el siguiente.

Cuando un niño se acostumbra a tener los juguetes ordenados en el mismo sitio, tenderá a mantener el orden, lo hará como un juego más y encontrará satisfacción en hacerlo.

El orden es una de las virtudes más preciosas para el buen equilibrio de la vida individual y para la buena armonía de la vida común.

 

Por María José Rodríguez - Gentileza de Sontushijos.org
www.iglesia.org
Visto 6381 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.