El Papa en el Te Deum

Valora este artículo
(3 votos)

“La luz para comprender mejor lo vivido es la misericordia”.

 

(RV).- En el último día de 2015 el Papa Francisco presidió la oración de las vísperas con el rezo del Te Deum en la Basílica de San Pedro.

 

De este modo, al finalizar el año los peregrinos reunidos en la Basílica vaticana alabaron al Señor y agradecieron por los eventos de este año transcurrido.

“Es la alegría del agradecimiento que casi espontáneamente emana de nuestra oración, para reconocer la presencia amorosa de Dios en los acontecimientos de nuestra historia”.

“En este Año jubilar -dijo el Papa- asumen una especial resonancia las palabras finales del himno de la Iglesia: «Esté siempre con nosotros, oh Señor, tu misericordia: en ti hemos esperado». La compañía de la misericordia es luz para comprender mejor cuánto hemos vivido, y esperanza que nos acompaña al inicio de un nuevo año.”

Además, el Obispo de Roma explicó que “recorrer los días del año transcurrido puede ser como un recuerdo de hechos y eventos que llevan a momentos de alegría y de dolor, o como buscar comprender si hemos percibido la presencia de Dios que todo renueva y sostiene con su ayuda”.

Por este motivo, el Papa subrayó que “estamos llamados a verificar si los acontecimientos del mundo se realizaron según la voluntad de Dios, o si han escuchado principalmente los proyectos de los hombres, a menudo cargados de intereses privados, de insaciable sed de poder y de violencia gratuita”.

Asimismo, el Papa Francisco recordó los muchos días del año que estuvieron “marcados por la violencia, por la muerte, por el sufrimiento increíble de tantos inocentes, de refugiados forzados a dejar su patria, de hombres, mujeres y niños sin casa estable, alimento y sustento” pero también los “grandes gestos de bondad, de amor y de solidaridad que han llenado las jornadas de este año y ¡que no han sido noticias en los telediarios!”.

Al finalizar, el Pontífice recordó a la ciudad de Roma y envío a sus habitantes una “invitación sincera para ir más allá de las dificultades del momento presente”. “Que el compromiso por recuperar los valores fundamentales del servicio, honestidad y solidaridad permita superar las graves incertidumbres que han dominado la escena de este año, y que son síntomas de escaso sentido de dedicación al bien común”.

Y concluyó encomendando a Roma a la materna protección de María Salus Populi Romani para que pueda ser “intérprete privilegiada de fe, de acogida, de fraternidad y de paz”.

 

(Mercedes De La Torre – Radio Vaticano). Gentileza de News.va/es

Visto 3519 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.