La lógica de la gratuidad

Valora este artículo
(3 votos)

Mensaje del Papa Francisco para el simposio del dicasterio para la vida consagrada

 

Testimoniar y vivir el principio de gratuidad y la lógica del don, para oponerse a una economía de la exclusión y de la injusticia. No tiene dudas el Papa Francisco: «Ante la precariedad en la que vive la mayor parte de los hombres y las mujeres de nuestro tiempo, así como ante las fragilidades espirituales y morales de muchas personas, en particular los jóvenes, como comunidad cristiana nos sentimos interpelados». 

Y es, por lo tanto, de fundamental importancia vigilar para que incluso los bienes eclesiásticos de los institutos de vida consagrada y de las sociedades de vida apostólica «sean administrados con prudencia y transparencia, sean tutelados y preservados, conjugando la prioritaria dimensión carismático-espiritual con la dimensión económica y la eficiencia, que tiene su propio humus en la tradición administrativa de los institutos que no tolera derroches y está atenta al buen uso de los recursos».

El Papa Francisco lo destaca en el mensaje que dirigió al cardenal João Braz de Aviz, prefecto de la Congregación para los institutos de vida consagrada y las sociedades de vida apostólica, con ocasión del simposio internacional organizado por el dicasterio en el Antonianum de Roma, durante el cual se reflexiona precisamente sobre la gestión de los bienes eclesiásticos de estos institutos.

El Pontífice, después de citar a Pablo VI y su llamamiento «a una nueva y auténtica mentalidad cristiana» y a un «nuevo estilo de vida eclesial», invita ante todo a la sobriedad, primera expresión de «solidaridad amorosa», de «compartir y de caridad». Y alerta de los ídolos materiales «que ofuscan el sentido auténtico de la vida». No sirve, destaca el Papa Francisco, una «pobreza teórica»; es necesario, por el contrario, aquella «pobreza que se aprende tocando la carne de Cristo pobre, en los humildes, los pobres, los enfermos y los niños».

«Sed aún hoy, para la Iglesia y para el mundo —ésta fue su exhortación conclusiva— los avanzados en la atención a todos los pobres y a todas las miserias, materiales, morales y espirituales, como superación de todo egoísmo en la lógica del Evangelio que enseña a confiar en la Providencia de Dios».

 

Gentileza de Vatican.va

Visto 2160 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.