Viernes Santo

Valora este artículo
(12 votos)

Dios se ha hecho débil, hasta morir.

 

EL SIGNIFICADO DE LA SEMANA SANTA

La muerte de una persona siempre es un misterio incomprensible. A medida que se va sumergiendo en las aguas del mar de la muerte, su experiencia se va haciendo más impenetrable: ¿qué siente? ¿qué sufre? ¿que piensa? ¿cuánto pasa? El misterio es mayor en la muerte de Cristo. Imposible penetrar en su hondura. 

El Dios del Antiguo Testamento es un Dios grande, poderoso, vencedor de sus enemigos. Es el Dios del Sinaí, que viene acompañado de rayos y truenos, que se manifiesta en la zarza ardiente, y en el monte humeante. El Dios que arranca los cedros de raíz, que se sienta sobre el aguacero. El Dios de las plagas de Egipto, que mata a los primogénitos del país, el Dios que separa las aguas del mar Rojo. El Dios que hace caer serpientes en el desierto, el Dios que hace brotar agua de la roca. 

Pero he ahí que el Dios que los judíos nunca pudieron comprender que tuviera un Hijo, Jesús, es un Dios débil y humillado, anonadado. Vendido por Judas, negado por Pedro, juzgado por el sanedrín, por Herodes y por Pilato. Condenado a muerte, escarnecido en la Cruz, insultado por los ladrones y por los Sumos Sacerdotes: "Si eres hijo de Dios, sálvate y baja de la Cruz" (Mt 27,40). Movían la cabeza. No se puede salvar. Jesús callaba. Dios muere. Su muerte no es una muerte heroica y grande, sino humillante y dolorosa. 

La inspiración del poeta (Rilke) ha intuído la inmensa e infinita angustia del hombre Jesús: 

"El subía bajo el follaje gris, 

todo gris y confundido con el olivar, 

- y metió su frente llena de polvo 

- muy dentro de lo polvoriento de sus manos calientes.

Se eclipsó en el Hombre Dios.

Cortinas espesas de sangre 

oscurecieron la faz del Padre... 

El Hombre tirita despavorido... 


Debilidad de un enfermo 

que, con la fiebre agarrotando 

sus miembros temulentos, 

tiembla de frío y de miedo 

ante un dragón que lo engulle. 



Lámpara torturada de sangre 

que amanece como rocío 

de gotas redondas 

que forman ríos desolados y dolorosos 

de un planeta hundido 

en la soledad sideral. 



Desolación inmensa de un océano 

de torturas diabólicas 

de campos de exterminio. 

Presencia mística de todo el pecado 

en la imaginación cinematográfica 

del Hombre que ve lúcidamente 

resquebrajarse horrorosamente 

los cimientos del cosmos. 



La negra traición disfrazada, 

los matorrales espinados del odio, 

la cínica hipocresía, el fariseísmo 

de todas las inmensas injusticias. 



Soledad, silencio, angustia... 

Abandono, desolación, sequedades. 

Llamada a participar en el trago 

amargo del Maestro, 

hasta que te haga feliz 

ser latido en su estertor. 

 

Por P. Jesús Martí Ballester de encuentra.com para www.iglesia.org

Visto 11704 veces