Crecer en libertad

Valora este artículo
(5 votos)

Nuestras elecciones pueden ensanchar nuestra libertad, pero muchas veces pueden también esclavizarnos.

Para muchos hoy en día una persona sería tanto más libre cuantas más posibilidades tenga de escoger entre los múltiples productos que el mercado ofrece, y sabemos por experiencia propia y ajena que nuestras elecciones pueden ensanchar nuestra libertad, pero muchas veces pueden también esclavizarnos.

¡Cuántas personas hay que creen ser libres y son arrastradas por sus pasiones, sus malas experiencias o sus miedos! En estos días caía de nuevo en la cuenta de la luminosa distinción de san Agustín entre liberum arbitrium (capacidad de escoger), y libertas (señorío sobre uno mismo). Es una distinción que se ha difuminado por completo en la cultura contemporánea que tiende a reducir la libertad simplemente al incremento de opciones. Para muchos hoy en día una persona sería tanto más libre cuantas más posibilidades tenga de escoger entre los múltiples productos que el mercado ofrece.

Sabemos por experiencia propia y ajena que nuestras elecciones pueden ensanchar nuestra libertad, pero muchas veces pueden también esclavizarnos. Elegir puede ayudarnos a crecer en dominio sobre nosotros mismos, pero también puede incrementar nuestra dependencia. Con enorme facilidad, los seres humanos podemos llegar a convertirnos en adictos, −esto es, en esclavos− de la diversión, el sexo, la comida, el dinero o el poder. Hay algo misterioso en esta tendencia humana a renunciar a nuestra libertad personal a cambio de la posesión de cosas o personas.

Del sabio profesor José Luis González-Simancas aprendí hace años que un buen asesor ha de favorecer siempre la independencia de las personas a las que asesora. Todo mi empeño en las conversaciones con quienes me piden consejo tiene siempre como fin su libertas, su empoderamiento ("empowerment") que dicen los americanos, el ensanchamiento de su vitalidad interior para que ganen en protagonismo de su propia vida. Esto puede lograrse probablemente de diversas maneras. Casi siempre recomiendo el crecimiento en hondura personal que se logra a través de la reflexión sobre las cosas que a cada uno le pasan, acompañada de su expresión por escrito (...).

Un mentor ayuda a crecer si favorece la independencia; por el contrario, si sobreprotege a la persona que pide su apoyo, la capitidisminuye, la infantiliza y hace imposible su desarrollo. En su reciente libro Lean In Sheryl Sandberg cuenta que la famosa entrevistadora norteamericana Oprah Winfrey dice sentirse un tanto incómoda cuando alguien le pide que sea su mentora: «Yo soy mentora −explica Oprah− cuando veo a alguien y le digo: “Quiero verte crecer”». Esa es precisamente la función del mentor: acompañar en el crecimiento interior y exterior, en el área profesional y a veces también en el ámbito más personal.

A través del diálogo, la reflexión y la escritura personal el mentor puede ayudarles a que crezcan en libertad exterior e interior, en independencia de los demás y de sí mismos. Esto les ayudará a no estar pendientes constantemente de lo que hagan o digan de ellos los demás −aunque sean aquellas personas que les quieren y a quienes quieren−, ni a depender de su estado de ánimo.

Pararse a pensar, dedicar algún tiempo de manera habitual a poner por escrito lo pensado, e incluso leer algunos de esos textos con una persona de nuestra confianza −eso es un mentor− puede ayudar mucho a crecer en libertad.

 

Por Jaime Nubiola Gentileza de filosofiaparaelsigloxxi.wordpress.com

Visto 15975 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.