La Escritura como la luz de un Faro

Valora este artículo
(12 votos)

"Todo era confusión, y no había nada en la tierra. Las tinieblas cubrían los abismos, mientras el Espíritu de Dios aleteaba sobre la superficie de las aguas".

La primera frase de la Biblia describe un momento presente, no un momento del pasado, y cuando rezo de las Escrituras, estoy dejando que el Espíritu de Dios aletee sobre el caos y la oscuridad de mi ser.

Cuando permito a la Palabra de Dios sobrevolar mis preocupaciones, entonces puede pasar cualquier cosa, porque Él es el Dios de las sorpresas. Es importante que yo no esconda mi caos interior de su Palabra, o de mí misma/o. En general se nos entrena a pensar que no debemos dejar que se incorporen sentimientos negativos a nuestras oraciones, especialmente sentimientos negativos sobre Dios. Debemos aprender a superar esta reacción, y atrevernos a expresar libremente nuestros sentimientos a Dios. No tiene sentido disimular frente a Dios, quien nos conoce mejor que nos conocemos nosotras/os mismas/os.

No existe un pensamiento, sentimiento o deseo en tu interior, que no pueda convertirse en parte importante de tu oración en la luz de la Palabra de Dios, cuando sabes que Dios ama el caos que eres tú, y que su Espíritu, que trabaja en tí, puede hacer infinitamente más de lo que puedes imaginar.

 

Gentileza de Espaciosagrado.com

Visto 7695 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.