Para acompañar la Hora Santa

Valora este artículo
(98 votos)
«Jesús nos espera en este sacramento del amor. No escatimemos tiempo para ir a encontrarlo en la adoración y en la contemplación llena de fe». 

Juan Pablo II
«He aquí, yo estoy a la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré á él, y cenaré con él, y él conmigo».

Ap 3, 20

«Quizá Dios quiere que te quedes con una sola palabra de estas líneas y que con esa sola palabra lo mires, y te quedes ahí: tu deber más estricto será entonces no preocuparte de las otras».

El Corazón De Jesús Está Aquí

«Llamo tu atención, toda tu atención, lector, sobre la ocupación primera que he descubierto del Corazón de Jesús: estar.

Estar… y no añado ningún verbo que exprese un fin, una manera, un tiempo, una acción de estar.

No te fijes ahora en que está allí consolando, iluminando, curando, alimentando…, sino sólo en esto, en que está.

Pero ¿es una ocupación? me argüirá alguno. ¡Si parece que estar es lo opuesto a hacer!

Y, sin embargo, te aseguro, después de haber meditado en ese verbo aplicado al Corazón de Jesús en su vida de Sagrario, que pocos, si hay alguno, expresarán más actividad, más laboriosidad, más amor en incendio que ese verbo estar. 

¿Vamos a verlo?

Estar en la Hostia significa venir del cielo todo un Dios, hacer el milagro más estupendo de sabiduría, poder y amor para poder llegar hasta la ruindad del hombre, quedarse quieto, callado y hasta gustoso, lo traten bien o lo traten mal, lo pongan en casa rica o miserable, lo busquen o lo desprecien, lo alaben o lo maldigan, lo adoren como a Dios o lo desechen como mueble viejo… y repetir eso mañana, y pasado mañana, y el mes que viene, y un año, y un siglo, y hasta el fin de los siglos… y repetirlo en esta Hostia y en otras que haya en templos vecinos y en todos los pueblos… y repetir eso entre almas buenas, finas y agradecidas, y entre almas tibias, olvidadizas, inconstantes y almas frías, duras, pérfidas, sacrílegas…

Eso es estar el Corazón de Jesús en la Hostia, poner actividad infinita, un amor, una paciencia, una condescendencia tan grandes por lo menos como el poder que se necesita para amarrar a todo un Dios al carro de tantas humillaciones.

¡Está Aquí! 

¡Santa, deliciosa, arrebatadora palabra que dice a mi fe más que todas las maravillas de la tierra y todos los milagros del Evangelio, que da a mi esperanza la posesión anticipada de todas las promesas y que pone estremecimientos de placer divino en el amor de mi alma!

Está Aquí

Sabedlo, demonios que queréis perderme, que tratáis de molestarme, enfermedades que ponéis tristeza en mi vida, contrariedades, desengaños, que arrancáis lágrimas a mis ojos y gotas de sangre a mi corazón, pecados que me atormentáis con vuestros remordimientos, cosas malas que me asediáis, sabedlo, que el Vencedor, el Fuerte, el Médico, el Grande, el Buenísimo Corazón de Jesús está aquí, ¡aquí en el Sagrario mío!

Padre eterno, ¡bendita sea la hora en que los labios de Jesús se abrieron en la tierra para dejar salir estas palabras: «¡Sabed que yo estoy todos los días con vosotros hasta la consumación de los siglos!».

Padre, Hijo y Espíritu Santo, benditos seáis por cada uno de los segundos que está con nosotros el Corazón de Jesús en cada una de las Hostias y Sagrarios de la tierra.»

¿Cómo contemplarte, Señor? ¿Cómo mirar tu estar? ¿Cómo agradecerte el estar por mí ahí, ahora… siempre?

«…realizaba una óptima contemplación eucarística aquel campesino de la parroquia de Ars que pasaba horas y horas inmóvil, en la iglesia, con su mirada fija en el sagrario y cuando el santo cura le pregunto por qué estaba así todo el día, respondió: «Nada, yo lo miro a él y él me mira a mí… » son siempre dos miradas que se encuentran: nuestra mirada sobre Dios y la mirada de Dios sobre nosotros. Si, a veces, se baja nuestra mirada o desaparece, nunca ocurre lo mismo con la mirada de Dios. La contemplación eucarística es reducida, en alguna ocasión, a hacerle compañía a Jesús simplemente, a estar bajo su mirada, dándole la alegría de contemplarnos a nosotros que, a pesar de ser criaturas insignificantes y pecadoras, somos sin embargo el fruto de su pasión, aquellos por los que dio su vida: «¡El me mira!».

«Jesús sabe que podríamos marcharnos y hacer cientos de cosas mucho más gratificantes, mientras permanecemos allí quemando nuestro tiempo, perdiéndolo ‘miserablemente’».

¿Cómo permanecer con Vos? ¿Cómo estar con Vos? ¿Qué tengo que hacer? ¿Qué puedo ofrecerte?

«Un santo es un ser que se consume en la llama de Dios, por nada. ‘Yo sueño con otra cosa: con deshojarme…’ (Teresa del Niño Jesús, La rosa deshojada). Perderse en Dios, perderse por Dios… proclamar que sólo Dios es importante…

… 

Tal es la eucaristía: ‘Alegraos siempre, dando gracias por todo’. Damos gracias de ser tan preciosos, nosotros que somos inútiles. Entonces derramamos nuestras fuerzas en libación, es decir, para nada, para agradar a Dios, para que se gasten y se consuman en la llama de Dios.

Eso debe liberarnos de toda preocupación (no os preocupéis por nada, dice san Pablo)… el interés de nuestra vida es no tener preocupaciones: somos un canto a la gloria de Dios, y no somos más que eso.

Nuestras miserias, nuestros sufrimientos, nuestros defectos, nuestros mismos pecados, todos esos días que tenemos la impresión de perder. Si pudiéramos comprender que el problema no está en funcionar bien, sino en ofrecer, ¡cuánto más sencillo sería todo! La materia de un sacrificio no tiene necesidad de ser noble, basta que sea ofrecida. Entonces, en lugar de ofrecer una jornada ‘perfecta’ (pero ¿qué significa ‘perfecto’?), ofrecemos una jornada lamentable: ¡qué importa, si la ofrecemos!

¿Es, por tanto, un espíritu de despreocupación? Sí, y eso no quiere decir que no sea importante: el menor detalle de inquietud o de aspereza que ahogue en nosotros ese espíritu es importante y serio (en la medida en que es voluntario). La vida es seria, porque no se puede perder el tiempo. No hay que olvidar ni un solo instante estar despreocupado. Dios puede hacer de la menor gota de nuestra vida algo maravilloso si queremos ofrecérsela, pero tal como es. Para ser liberados de nuestros complejos, lo más sencillo es darlos como son: ¡no intentéis liberaros de ellos antes de presentaros a Dios! Los que se intentan embellecerlos antes de presentarse, demuestran que no quieren darlo todo, sólo quieren dar lo que es hermoso. Pero lo que desea Jesucristo… para curarnos es precisamente lo feo. No son los sanos los que tienen necesidad del médico…

Entonces, vamos allá decididos. No rehusemos nada, demos todo, sin separar nada ni siquiera hacer el inventario. Las cosas son creadas para ser quemadas, pulverizadas, arrojadas por la ventana. Para tal uso, importa poco que sean bonitas o feas: las cenizas serán las mismas…

Se comprende mejor, bajo esta luz, por qué Teresa del Niño Jesús decía a una de sus hermanas después de un pequeño sacrificio oscuro: ‘Lo que acabas de hacer es más importante que si hubieras obtenido la restauración de las órdenes religiosas en Francia’. Nosotros nos resistimos a creerlo, ‘encajamos’ mal una perspectiva semejante: es la lucha eterna entre el espíritu de Dios y el espíritu del hombre, que quisiera establecer unas moradas definitivas. Y, sin embargo, si nuestras moradas no son destruidas, no servirán a la gloria de Dios.

El mundo detesta a los que han comprendido esto, porque está animado por una concupiscencia de rendimiento, al que toda idea de gratuidad es insoportable. Hay puntos en los que debemos ser conciliadores y hacer concesiones. Pero en esto no podemos, y es eso lo que el mundo difícilmente nos perdonará: el no tomar la humanidad verdaderamente en serio…, precisamente porque conocemos su verdadero precio, que no es ser seria, sino animada (sólo Dios es serio).

Notad bien que a todo esto no he dicho todavía una palabra del sufrimiento. Pretendo separar lo que hay de difícil en la vida cristiana sin evocar el sufrimiento, porque no es el sufrimiento el que hace difícil la vida cristiana. El sufrimiento es doloroso, pero no peligroso: Dios no lo envía para ponernos en peligro, sino para salvarnos del peligro. No es por el sufrimiento por lo que corremos el riesgo de pasar al lado de la puerta estrecha. A Lucifer y a nuestros primeros padres, no fue el sufrimiento el que los hizo caer, sino el misterio mismo de Dios… y su libertad. El peligro no está en donde nosotros suponemos.

El día en que aceptemos totalmente juicios como el que acabo de citar (el de Teresa a su hermana), seremos reconciliados con Dios y la vida comenzará a hacerse dulce: intentemos comprenderlo…”

«No son los gobiernos, ni los genios, ni los hombres de acción los que sostienen la humanidad: son los adoradores. ¿Qué les pide Dios? Poca cosa: creer en Él. Si ellos rehúsan un poco creer en Él, de ahí se sigue todo lo demás: los gérmenes de los pecados ya no encuentran obstáculos y se desarrollan…

Frente a este mundo cuyos valores se vienen abajo, si buscáis con fiebre e inquietud lo que hay que hacer, no habéis comprendido que Dios quiere ser el único en salvarnos: va en ello su gloria. Cuando uno se apoya sobre la acción o sobre los valores naturales, ataca la gloria de Dios.

Dicho de otra manera, debemos aceptar ser místicos, en el sentido auténtico de la palabra, es decir, seres que han penetrado un secreto, el secreto de nuestro amigo, de nuestro salvador… para entrar en él es necesario llevar una vida en la que no hagamos pie… Esa es toda la sal de la vida mística.

Esta obligación (de no hacer pie) puede estar en el origen de un verdadero drama. Una historia verdadera os lo hará comprender. Una madre tenía dos hijos, uno de cuatro años y otro de siete. Ella jugaba a menudo a hacerles girar en torno a ella agarrándolos por las muñecas. Un día les dice: ‘Hace mucho tiempo que no jugamos a dar vueltas. ¿Vamos a jugar?’ El más pequeño responde inmediatamente: ‘Oh, ¡sí, sí!...’, pero el mayor: ‘De acuerdo, pero no irás más de prisa de lo que yo quiera’. El más pequeño era todavía un místico; el mayor había dejado de serlo. Había ‘rebasado’ el espíritu de infancia, quería ser ‘mayor y responsable’.

Debemos aceptar ser arrastrados en un movimiento donde estamos seguros de ser desbordados, de no poder hacer pie. Ahora bien, quizá me equivoque, pero tengo la impresión de que las llamadas del Corazón de Jesús y las apariciones de la santísima Virgen manifiestan bien eso que, por mi parte, siento a veces: que los mismos cristianos se niegan dejarse llevar más allá de todo. Quieren correr, pero no quieren volar… Pues bien, hay que cerrar los ojos, partir a la ventura, ‘perder la propia alma’, abandonar todo para seguir a Jesucristo.


Si los cristianos quisieran dejar ‘prender’ la llama de la vida divina, sería lo bastante violenta como para arrebatarlo todo: ‘Yo he venido a traer fuego sobre la tierra, y ¿qué voy a querer sino que arda?’.”

Gentileza del Blog «Vivir de la Eucaristía»
www.iglesia.org

Visto 99665 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.