Viernes, 14 Junio 2013 21:17

Oración a San Agustín

Oración I

Oh glorioso San Agustín, tu fuiste un hombre sensual
atormentado frecuentemente por los apetitos y deseos naturales.
Pero supiste encontrar tu camino hacia Dios por medio del fuerte deseo
de vivir una rica vida espiritual y plena de sentido.
Ayúdame a ver las cosas como tú enseñaste,
que Dios está presente en todos aquellos
que con buena voluntad le buscan
y en todos los que le aman como El nos ama.
Ayúdame a ver a través de mis deseos de Dios
y ayúdame a ver el amor de Dios en todos mis deseos.
Te pido San Agustín,
que me ayudes a encontrar a Dios en todo lo que veo.
Infunde en mi espíritu el deseo de conocer y amar a Dios con todo mi corazón.
Amén

Oración II
Amado santo,
tu primeramente estuviste centrado en el hombre
y te adheriste a las enseñanzas falsas.
Finalmente te convertiste por la gracia de Dios
y llegaste a ser un teólogo orante, centrado en Dios,
en su amor y en su predicación.
Ayuda a los teólogos en sus estudios de la verdad revelada.
Ayúdales a seguir siempre el magisterio de la Iglesia
en su esfuerzo por comunicar las enseñanzas de la tradición
en una forma que resulte atractiva al mundo de hoy.
Amén.

Súplicas
El Señor Jesús ha enviado su Espíritu al corazón de los hombres. A El nos dirigimos:
- Asiste a los predicadores y a los teólogos para que expongan convincentemente la fe de la Iglesia.
- Penetra con tu luz el corazón de los hombres que buscan la verdad.
- Deshace con la fuerza de tu gracia el enredo del pecado y de la culpa.
- Inquieta los corazones indiferentes para que te busquen, y buscándote, te encuentren.
Tu, que «nos has hecho, Señor, para ti
y nuestro corazón no halla sosiego hasta que descanse en Ti»,
concédenos un corazón ardiente y una mente penetrante como la de San Agustín.
Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.