Desorden

Valora este artículo
(11 votos)

Se produce un desorden cuando uno no puede poner sus competencias al servicio de los demás, sino únicamente al servicio de su propia gloria y del propio poder.

Se produce un desorden cuando se tienen prejuicios, cuando se cometen errores de juicio sobre los demás, cuando somos incapaces de escuchar y de acoger a las personas diferentes a nosotros, a los extraños; cuando somos incapaces de perdonar.

Se produce una cierta muerte interior cuando uno se encierra en sí mismo. La vida no fluye. Ya no se da la vida.

Jean Vanier, Cada  persona es una historia sagrada
Visto 2409 veces Modificado por última vez en Martes, 16 Julio 2013 03:46

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.