En Navidad nace una esperanza

Valora este artículo
(10 votos)

La paz llegará cuando todos nos veamos en el otro y sobre todo veamos en aquellos que son diferentes lo que es bello, bueno y verdadero, todo lo que es de Dios.

 

La Navidad es la fiesta del nacimiento de una esperanza. Navidad es una luz al final de largos túneles. Los ángeles en Belén hace 2000 años anunciaron una gran noticia, una alegría para todo el pueblo: el nacimiento de un salvador, Jesús, cuyo nombre significa «Dios salva». El profeta Zacarías, dos siglos antes, habló del que iba a venir y anunciaría la paz a todas las naciones. Isaías habló de un niño que nacería para establecer y afirmar en todas partes la justicia, «un tiempo en que el lobo habitará con el cordero, o el niño pequeño meterá la mano en el agujero de la víbora. No se hará más daño ni violencia sobre mi monte santo».

Esta esperanza de paz está en el corazón de todos los hombres y mujeres de la tierra. ¡Paz, Paz, Paz! La paz del corazón, la paz en las familias, la paz en cada nación, la paz entre las naciones. Esta paz llegará cuando todos nos veamos en el otro y sobre todo veamos en aquellos que son diferentes lo que es bello, bueno y verdadero, todo lo que es de Dios. ¿Acaso mi mirada de bondad, sin juzgar, no puede transformar al enemigo en amigo?

Para eso, mi corazón de piedra debe cambiarse por un corazón de carne. El corazón de piedra está cimentado sobre el miedo. ¿No es el miedo el gran enemigo de la paz?


Carta de Jean Vanier, Diciembre de 2012 - Gentileza de Pensamientos de Jean Vanier

 

Visto 2663 veces Modificado por última vez en Viernes, 13 Diciembre 2013 19:59

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.