Al comenzar la meditación diaria

Valora este artículo
(44 votos)

Señor, estoy aquí porque te quiero.
Y porque te amo, quiero estar a tu lado durante este rato 
que tengo reservado sólo para ti.

Tú dijiste que "sólo una cosa era necesaria" (Lc 10,42) en la vida, 
refiriéndote a la oración.
Y me lo demostraste con tu ejemplo.

Quiero ser un hombre de oración, como Tú.
Tú me conoces, soy débil, 
tengo muchas miserias y limitaciones, necesito tu ayuda.

Vengo a este encuentro contigo 
para que me des un corazón que escucha (cf Sam 3,9-10).
Dime qué quieres de mí. 
Dame fuerzas para hacer siempre tu voluntad. 

Acompáñame en mi camino.
Quiero llenarme de ti para luego dar testimonio de tu amor.
Quiero cumplir mi misión y llegar al cielo.
Quiero consolarte, reparar por mis pecados y los de mi prójimo.

Recíbeme, permíteme permanecer este rato a tu lado,
como Juan recostado en tu pecho,
como la samaritana sedienta junto al pozo
o como María sentada en silencio a tus pies.

 

Por Evaristo Sada, LC
Gentileza de http://www.la-oracion.com
www.iglesia.org
Visto 6780 veces

1 comentario

  • Enlace al Comentario Patricia Arze de Edmonds Sábado, 13 Julio 2013 05:22 publicado por Patricia Arze de Edmonds

    Me siento bendecida por la oportunidad de leer estos bellos mensajes, Los Cuales me alimentan el alma y me hacen sentir Feliz cada dia!

    Reportar

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.